• LIBRO, LIBRE Y POEMAS. By Raimundo Lara. Beaudelaire y Yo.

    Poemas y más.

    Raimundo Lara: Gran culpa de mi afición por la poesía es de aquellos poetas malditos, poetas decadentes… Mi predilección no puede ser otro que Charles Baudelaire. Y releyendo sus flores enfermizas, sus <<Flores del Mal>> me cruzo con este poema que me inspira y me trae recuerdos de pequeña taberna: la taberna de los juglares.

    “Gran culpa de mi afición por la poesía es de aquellos poetas malditos, poetas decadentes… Mi predilección no puede ser otro que Charles Baudelaire”.

    A un click de UN VINO.

    El alma del vino.

    Cantó una noche el alma del vino en las botellas:
    «¡Hombre, elevo hacia ti, caro desesperado,
    Desde mi vítrea cárcel y mis lacres bermejos,
    Un cántico fraterno y colmado de luz!»

    Sé cómo es necesario, en la ardiente colina,
    Penar y sudar bajo un sol abrasador,
    Para engendrar mi vida y para darme el alma;
    Mas no seré contigo ingrato o criminal.

    Disfruto de un placer inmenso cuando caigo
    En la boca del hombre al que agota el trabajo,
    y su cálido pecho es dulce sepultura
    Que me complace más que mis frescas bodegas.

    ¿Escuchas resonar los cantos del domingo
    y gorjear la esperanza de mi jadeante seno?
    De codos en la mesa y con desnudos brazos
    Cantarás mis loores y feliz te hallarás;

    Encenderé los ojos de tu mujer dichosa;
    Devolveré a tu hijo su fuerza y sus colores,
    Siendo para ese frágil atleta de la vida,
    El aceite que pule del luchador los músculos.

    Y he de caer en ti, vegetal ambrosía,
    Raro grano que arroja el sembrador eterno,
    Porque de nuestro amor nazca la poesía
    Que hacia Dios se alzará como una rara flor!»

    Releyendo a Beaudelaire y sus flores enfermizas, sus <<Flores del Mal>> me cruzo con este poema que me inspira y me trae recuerdos de pequeña taberna: la taberna de los juglares.

  • Javier Salinas. Libros, letras y vino. Una Osadía Disculpada.

    Javier Salinas (Javier Malbec) mezcla para sí una calma impropia de alguien que vive a un ritmo frenético. Habla con nosotros fuera de micrófono con la misma naturalidad con que lo hace en el estudio.

    Relata con pasión el porqué de su nombre en las redes, Javier Malbec. Todo tiene un sentido. Hablamos de uva, de vino, de trabajo. Rendimos un homenaje a la osadía de escribir, leer y editar en papel.

    También nos damos una vuelta de la mano de Javie Salinas por viejas librerías con aroma a historia, a cultura. Recorremos la generación de los setenta. 

    Shakespeare, uno de sus pilares, junto con Saramago,…. quizá represente con transparencia lo que de verdad impmorta en la vida de Javier Salinas. La valentía. La apuesta por lo escrito. 
    “La desconfianza en nosotros mismos es un enemigo traidor que nos priva de hacer muchas cosas buenas, sin más razón que la de resolvernos en intentarlas”

    “No tratéis de guiar al que pretende elegir por sí su propio camino”. William Shakespeare. 

    Por todo esto Vino y Raíz y sus libros rinden pleitesía a este adalid de la osadía en un mundo este de la cultura en la que no es común una persona como él.

  • Guillermo Cruz. La Sala, el Vino y la Impontancia de la Sonrisa.

    De un trozo de tarde con gente diligente, hoy entresacamos algo muy especial que ya forma parte del archivo del corazón en Vino y Raíz como es Guillermo Cruz. Y es que convivir en ocasiones se presenta como algo insalvable. En otras circunstancias es vital, imprescindible. Somos, después de todo, animales sociales. Maridar es algo así. Es hacer convivir lo sólido con lo líquido. Pero el culmen a esta obra comunicativa es poner en un contacto sincrónico una cocina y una sala.

    Guillermo Cruz en así de sencillo cuando nos dice: Servir es el placer de dotar de una herramienta más a la persona que viene a vernos. Esa herramienta está en la predisposición a la felicidad y la capacidad de proporcionarla que nosotros tengamos.

    Maridar es algo así. Es hacer convivir lo sólido con lo líquido. Pero el culmen a esta obra comunicativa es poner en un contacto sincrónico una cocina y una sala.

    Trasladar la pasión por el trabajo siempre es un reto complicado. Es fácil decir Te Quiero, pero algo más complejo es explicarle a quien me dirijo lo que quieres, cuanto quieres y de qué forma. Creo que con esta pasión ya se nace. Y ser la herramienta es un don.

    Guillermo Cruz representa eso a lo que todos quisimos llegar algún día. A ser una pequeña cosa dentro de este magnánimo mundo. Pero una pequeña cosa que sea capaz de, con una sonrisa, su saber y una buena copa de vino para cualquiera, sacar de lo más hondo ese trozo de felicidad que preceda a mil más.

    Guillermo Cruz representa eso a lo que todos quisimos llegar algún día. A ser una pequeña cosa dentro de este magnánimo mundo.

    Gracias. Un programa en Etnológic@ Radio para no olvidar. 

  • LA COLUMNA DE LA DILIGENTE. “Battonage” nº 1

    Déjenme que me presente.

    Soy Andrés Gómez, tengo 34 años, de profesión dirijo una “Compañía de Vinos” y me considero una persona apasionada e intensa.  Hasta aquí todo suena de lo más normal, obviando lo frugal del asunto este de dirigir una compañía, o lo que cualquiera que me conozca constatará sobre mi intensidad y pasiones… 

    Pero no es la queja, ni la búsqueda de una agradable adulación los motivos que se pasan por mi cabeza al esbozar esta entrada de blog, no…  el motivo que nos trae a este código es para añadir una nueva acepción al término “battonage”.

    El “Battonage”, tal y como hasta ahora lo conocemos, es un vocablo francés aceptado hoy en día en argot enológico, que supone una técnica que consiste en mantener las lías finas del propio vino en suspensión, mediante batoneo (remover el vino desde el fondo) durante un determinado tiempo, y por lo general a lo largo de una parte de la crianza del vino.

    Si extraemos los conceptos de “battonage” y los extrapolamos a cualquier fundamento, desde la virtud que guarda la intención de su naturaleza, es en si misma una técnica minuciosa o un trabajo cuidadoso que se realiza para extraer del vino su mayor bondad… y en esas ya me encuentro más cómodo para empezar a hacer “battonage”.

    Existen quienes a lo largo de los años dentro de la gastronomía, y especialmente en la sumillería, han pensado que simplemente por el hecho de ser o estar ya podían ejercer sin requerir mucho más que un buen discurso. Estos mismos son quienes piensan de la sumillería, a diferencia de muchas otras doctrinas, que está fundamentada nada más que en la opinión personal y subjetiva.

    Así descrito, esto es un pie de cuba para histriones que con rima y romántica prosa pueden embeber el oído y sorber el parecer. Y no es cuestión de llevar a juicio sino de llamar a la razón y el conocimiento para que él mismo y generosamente, sirva una copa de luz a este asunto que me resulta importante, quizás porque lo respeto y me va en ello algo más que un buen trago…

    La sumillería se nutre de la pasión; no existe otra forma de saciar la avidez de conocimientos que ésta requiere mas que con pasión. Pero está fundamentada y tiene rigor.

    La exigencia y excelencia que requiere reside en ser conocedor de todos los factores que rodean al vino. Y créanme si les digo que son complejos por las características organolépticas del vino, la historia que lo acompaña desde hace mas de 8000 años, la diversidad de varietales, condiciones de suelos, estilos, exigencias del mercado y un largo etcétera que tiende a infinito. Ser sumiller significa ser un EXPERTO.

    Y es que a veces se nos olvida que sólo a través del aprendizaje, y de la amplitud  de miras que otorga la CULTURA se puede crear criterio.

    Quizás en este siglo XXI de evolución y desarrollo tecnológico, de la velocidad de la comunicación y de la accesibilidad, tengamos a nuestro alcance todo la información y conocimiento que deseamos, incluso a asesores e influencers que nos acompañen y solventen las indecisiones. Es entonces cuestión propia discernir a quien otorgamos confianza, quien será nuestro prescriptor, y a quienes damos nuestros “likes”. Sería irrelevante que nos indicara sobre nuestras inversiones económicas un pintor hiperrealista; que nos diera consejo respecto a nuestras próximas vacaciones una ingeniera agrícola, o bien que recurriéramos a un comentarista deportivo para que nos valore un vino. ¿no creeis?

  • Bodegas Balcona y el espejo del vino, la raíz y el agua.

    Bodegas Balcona, Vino y Raíz. Ese, así sin más, era el contenido. No sabíamos bien como enfocar este rato de radio y nos propusimos dejar que todo fuese pasando aleatoriamente, sin un plan siquiera.

    El título “Bodegas Balcona, el Espejo del Vino y la Raíz” andaba dando vueltas ya desde hacía unos días.

    Así se presentó una tarde de sábado de estas que se vienen tranquilas como pocas. Una tarde en la que pensar en una copa de vino, y pensar como vas a tomarla ya es un auténtico disfrute.

    Esa tarde se esperaba, en esta ocasión con amigos, pues es eso lo que es Vino y Raíz de Etnológic@ Radio, una tarde con amigos. Y esta tarde llegó. Hicimos las presentaciones como de costumbre. Conocí a Pepa (conocía sus vinos pero a ella no), y ahí fue donde la tarde fue cogiendo otro tono. Otro color. 

    “Esa tarde se esperaba en esta ocasión con amigos, pues eso lo que es Vino y Raíz de Etnológic@ Radio, una tarde con amigos”.

    Hemos peinado el tiempo despacio, disfrutando a cada segundo de ese tono de la tarde mientras iba asomando el color gris negruzco que precede a la noche.

    Hemos peinado este tiempo como se peina a una abuela con el pelo para el moño, despacito. Y es que los momentos, cuando está en nuestras manos, tenemos la obligación de capturarlos, de mimarlos y expandirlos hasta que la necesidad diga basta. 

    “…, Y es que los momentos, cuando está en nuestras manos, tenemos la obligación de capturarlos, de mimarlos y expandirlos hasta que la necesidad diga basta”. 

    Hemos comenzado por hablar de Bullas, de Bodegas Balcona, de Vino y Raíz , de lo natural, y de respetar a la tierra. De respeto  Hemos catado un vino y lo hemos incrustado en la memoria con un juramento al lado.

    Pues desde esta tarde de Bodegas Balcona Vino y Raíz, Partal 2006 siempre estará en esta mesa, delante de estos micrófonos, aquí. Y nosotros también nos haremos eternos con ella. Hemos fluido con el agua de la solidaridad, con al agua de la actividad y con el compromiso. Nos hemos enamorado de una botella cuadrada y de todo aquel que ha bebido “Auara”. 

    Partal 2006 siempre estará en esta mesa, delante de estos micrófonos, aquí. Y nosotros también nos haremos eternos con ella. Hemos fluido con el agua de la solidaridad, con al agua de la actividad y con el compromiso.

    Y al final hemos sacado la conclusión de que si no estamos más tiempo juntos, sino compartimos nuestro vino, nuestro abrazo y nuestro ser es porque pensamos demasiado en mañana. Damos más sentido del debido a la frase “La vida es eso que pasa mientras andamos haciendo planes”.

  • Rioja de la Sierra de Yerga, Arizcuren y Microrelatos.

    Propusimos viajar a La Rioja de la Sierra de Yerga, y como siempre descubrimos entre el equipo que somos más y mejor dejándonos llevar por nuestra gente. La Gente Diligente siempre está. Nuestros oyentes, que son nuestra razón también.

    Sin embargo la habitación es cada vez más grande. Hoy Javier Arizcuren la ha agrandado un poco más. Nos ha llevado a La Rioja de La Sierra de Yerga, con su Mazuelo y su apuesta decidida por la sostenibilidad ambiental y cultural de estos núcleos de población que merecen tanto la pena.

    Nos planteamos cómo queremos entregar el mundo a las próximas generaciones y brindamos con un Arizcuren por que estamos entre buena gente y decididos sobre todo a actuar para que no gane la partida el consumo por el consumo y la economía de la devastación.

    El Vino  es el mejor remedio, consumido responsablemente, contra la apatía del “ya veremos” o el “quizá, lo tendré en cuenta”.

    Descubrimos también el niño que todos llevamos dentro al comprobar como la emoción no podía disimular su presencia. Microrelatos de hace un año que sirven de lanzadera al deseo de escribir y que trascienda. Y para lanzar un nuevo CONCURSO DE MICRORELATOS LA DILIGENTE.

    Otra tarde de radio, esta de La Rioja de la Sierra de Yerga, de las que guardamos recuerdos digitales y del alma. Esperando que disfrutéis escuchándolo tanto como nosotros haciéndolo, un abrazo a todos de parte de todo el equipo de Vino y Raíz de Etnológic@ Radio.

  • Vino y Raíz – Daniel Ramos KPI y Algunos Códigos Teatrales.

    Existen historias de vino, muchas historias de vino, de la vendimia, de la uva, pero hay una que contar en el programa de hoy que es, como poco, diferente. 

    Daniel Ramos y Pepi San Juan llegan a Gredos buscando volcar personalidad en un proyecto. Venían buscando libertad creativa. El Tiemblo y El Barraco, en Ávila, tenían lo que venían buscando. Tenían el suelo, la uva y las gentes que a día de hoy han hecho posible que tengamos a Daniel Ramos “Kpi” con nosotros.

    Escribimos en vino y raiz hace un tiempo esto que os transcribimos a continuación. Hablábamos de nostalgia. Pues la nostalgia hecha realidad es parte de lo que presentan cada año Daniel y Pepi.

    “En los momentos en que me asalta la nostalgia siempre tiendo a buscar la raíz de ese estado repentino de la conciencia, por expresarlo de alguna forma. Busco, y a veces encuentro rápido ese porqué. En ocasiones es agradable encontrar la respuesta, otras veces resulta doloroso, y en gran número esas respuestas son bien difusas. En ese caso, y par que sirva de luz que aclare este concepto quiero escribir mi nostalgia más reciente. La de un empecimamiento la prodríamos llamar. Los ancestros. Las raíces. Las ausencias de porqués. El tiempo y su valor. Le energía y la importancia de aprovecharla para resolver otros asuntos que no sean esos que casi siempre suelen terminar en un conflicto”

    “En los momentos en que me asalta la nostalgia siempre tiendo a buscar la raíz de ese estado repentino de la conciencia, por expresarlo de alguna forma. Busco, y a veces encuentro rápido ese porqué.

    El teatro también forma parte de nuestra familia radiofónica hoy. Rendimos nuestro particular tributo al teatro del siglo de oro, a la picaresca y a El Lazarillo te Tormes más especialmente. Y es que fue en esta obra en la que pregonaban dos de las variedades en las que trabajan

    Daniel y Pepi. Garnacha y Albillo.

  • Elisa Errea y The Wine Studio. Formación, Energía y Mundos del Revés.

    The Wine Studio. Una lucha contra la osadía de pretender reducir la profesión de servicio de sala y de vino a la más que detestable postura de “para esto cualquiera vale”.

    Un calvario en el que a veces quienes aman el sector, su trabajo, sus sueños, su vino, el servicio, la investigación,……. la pasión al fin y al cabo, se ven avocados.

    Elisa Errea nos cuenta desde sus primeros pasos en la formación hasta como ha terminado dignificada la opción de, en este caso, el mundo del vino dentro de su conocimiento para el servicio entre otras muchas alternativas. Un proyecto internacional. The Wine Studio. 

    “para esto cualquiera vale”. Un calvario en el que a veces quienes aman el sector, su trabajo, sus sueños, su vino, el servicio, la investigación,……. la pasión al fin y al cabo, se ven avocados.

    La cultura forma parte clave de la formación para la restauración y el apasionante sector del vino y su conocimiento. The Wine Studio y la formación. La sensibilidad por lo que nos rodea y las ganas de tirar de este motor que cada día demanda más fuerza. Estamos convencidos de que la sala ocupará ante la opinión pública su importancia.

    Apostamos en este caso también por la reivindicación y puesta en su justo y completo valor de Nicola Tesla o el descubridor de la energía libre. Un descubrimiento que quizá fuese el que le costó prácticamente llegar a ser un genio en letras mayúsculas pero auténticamente desconocido. Rendimos un homenaje más a la creatividad y la libertad de movimientos culturales y de investigación.

    Estamos convencidos de que la sala ocupará ante la opinión pública su importancia.

    También hemos querido presentarnos en esta ocasión con un impulso. El que nos lleva a intentar poner el mundo al revés. Nos ayuda, nos impulsa y nos guía en este intento durante no más de cinco minutos el maestro Eduardo Galeano y su “Libro de los Abrazos”.

     

  • Alvar de Dios, Zamora y Toro. La Verdad del Vino.

    Toro y Zamora. Alvar de Dios. Dar el paso de salir de casa, viajar, sin rumbo a veces. Dejarse llevar por quien te dice: ¿Por qué no a Zamora esta vez? Disfrutar del camino y llegar. Oler colores y saborear arormas de nuevo. Alzar la vista y colarte dentro de mil historias visuales.

    Alvar de Dios Hernández se encarga en Zamora, en la DO Toro de dotar de diferencia este mundo de la enología, del vino, de los paisajes y de tantos sentidos como podamos contar e inventar.

    Otro enorme tablero donde jugar sin parar. Ver poemas y recitar música. Toro, como de los labios de la poesía de siempre. Alvar de Dios Hernández. Larga vida a la imaginación.

    Toro, la ciudad insigne, la de las Leyes tan sabias
    que, a pesar de tantos siglos, aún perduran y se acatan,
    la que guarda entre sus muros tradiciones veneradas,
    la que de reyes es cuna y de varones de fama,

    Entre los muchos libros antiguos que hablan de Toro, hay uno titulado “El Cristo de las Batallas ó la Batalla de Toro : Romance histórico”, cuyo autor es Adrián López Bruguera, y está publicado en 1910.

    Dominando fértil vega de frutales alfombrada, donde la mies y la viña
    su óptimo fruto entrelazan, donde el Duero caudaloso,
    como serpiente de plata, a la sedienta llanura
    da el tesoro de sus aguas, la noble ciudad de Toro
    en un cerro se levanta.

    Toro, la ciudad insigne, la de las Leyes tan sabias
    que, a pesar de tantos siglos, aún perduran y se acatan,
    la que guarda entre sus muros tradiciones veneradas,
    la que de reyes es cuna y de varones de fama,
    la de los dulces racimos, la de guindas renombradas,
    la de riquísimos vinos, que dan alegría al alma.

    Tiene la vieja ciudad, además de las citadas,
    otra joya inestimable, escondida en la maraña
    de negrillos y de chopos, y de álamos y de acacias.

  • Andrés Gómez. Otra Natural Diferencia.

    Hablar de Andrés Gómez es hacerlo de los sentidos, es hablar de VINESTESIA, y supone hacerlo desde el más fresco y nítido de los respetos. Él representa la diferencia que hace que esto en lo que creemos sea una realidad cada vez más real. No basta con ser una parte de lo mismo. No nos podemos conformar.

    Este párrafo anterior es, desde muchos puntos de vista, una de las claves para poder hablar de lo verdaderamente creativo dentro de la sala, la comunicación, el vino, su razón de ser y cuantos conceptos diferenciales estemos dispuestos a otorgar. Es lo más puramente sencillo, y a su vez clave. Es Andrés.

    Oír el vino, beber la música.
    Una sola nota y un sorbo de vino bastan para despertar todos tus sentidos.

    Hablar de Andrés Gómez es hacerlo desde el más fresco y nítido de los respetos. Él representa la diferencia que hace que esto en lo que creemos sea una realidad cada vez más real. No basta con ser una parte de lo mismo. No nos podemos conformar.

    Usando como herramienta “El Diccionario de Interpretación del Vino y la Música” el sommelier e integrante de VINO Y RAÍZ, Andrés Gómez nos ayuda a diario a jugar a VINESTESIA.

    “VINESTESIA” no solo consiste en un “maridaje”. Es un gran juego de los sentidos donde la música y el vino alcanzan el territorio de lo sublime donde la interpretación de los creadores nos pone a dudar el orden de los sentidos.

    “Oír el vino, beber la música.
    Una sola nota y un sorbo de vino bastan para despertar todos tus sentidos”.

    Así describe él VINESTESIA, que en gran medida sirve para definir su especial y única forma de concebir el mundo del vino y la música.

    “Es una intervención artística, didáctica y descriptiva. Nos introducimos en la cata del vino y descubrimos toda su expresión y sensaciones. Despertaremos la curiosidad del olfato, la agilidad de nuestra vista, la calidez del tacto y el placer del gusto, guiados por la armonía en nuestro oído. Una actividad tan finita, real y amable como una copa de buen vino; tan sutil, eterna y llena de belleza como la música. Y viceversa.